Personas autorizadas

Una «persona autorizada» es una persona física a la que autorizamos para que realice una o más actividades para una entidad autorizada, actividades a las que denominamos «funciones controladas».

Esa persona debe conocer y cumplir nuestros requisitos reglamentarios y administrativos, así como comprender cómo los aplicamos.

Las personas autorizadas deben:

  • cumplir los requisitos de nuestra prueba de idoneidad (test «fit and proper») y seguir sus principios;
  • cumplir las Declaraciones de principios y Código de prácticas (Statements of Principle and Code of Practice) (que explican el comportamiento que esperamos de las personas que autorizamos);
  • comunicar a la entidad autorizada y a la FCA cualquier cosa que pudiera afectar a su idoneidad actual (mediante el formulario «Form D» (PDF)).

Solo podemos autorizar a personas de las que estamos seguros de que son idóneas para cumplir las funciones controladas que hayan solicitado. Información adicional sobre la prueba de idoneidad.

Cuando una entidad de crédito al consumo solicite ser autorizada, normalmente será necesario autorizar a una persona como mínimo.

Las personas físicas no pueden desempeñar actividades reguladas sin supervisión hasta que sean declaradas competentes.

Es probable que toda persona que trate con clientes requiera autorización. La mayoría de los asesores (por ejemplo, asesores financieros y minoristas, gestores de inversión) necesitarán autorización. La mayoría de los proveedores de asesoramiento de endeudamiento sin ánimo de lucro y algunos empresarios autónomos no requieren tener una persona autorizada.

Entidades de crédito al consumo

También disponemos de información sobre las personas autorizadas para entidades de crédito al consumo.