Supervisión

Infórmese sobre cómo orientamos la supervisión de las entidades.

En nuestra Declaración sobre el enfoque respecto a la supervisión y opiniones se explica la finalidad y nuestro enfoque de la supervisión de personas y entidades, así como el valor público que aporta.

Establece:

  • nuestra función para velar por la equidad y honestidad de los mercados;
  • por qué y cómo priorizamos nuestra labor de supervisión;
  • cómo supervisamos en la práctica a las personas y entidades que regulamos.

Obtenga información adicional sobre Nuestro enfoque respecto a la supervisión.

Por qué llevamos a cabo la supervisión

Definimos la supervisión como el control permanente de entidades y personas de control de las entidades para reducir los daños reales y potenciales a los consumidores y los mercados.

Supervisamos de forma sensata a partir de un marco de principios y normas que representan los estándares mínimos de conducta. Las entidades que regulamos y su personal son responsables de asegurarse de que actúen de acuerdo con nuestros principios y normas.  Esperamos que las entidades y sus empleados cumplan dicha normas y les pedimos cuentas cuando no lo hacen.  

Seguimos un enfoque prospectivo y estratégico en nuestra tarea de supervisión. Esto incluye analizar la conducta de cada entidad y, de forma general, cómo están evolucionando los mercados minoristas y de distribución. Para lograr una supervisión eficaz, hemos de conocer a fondo los modelos de negocio y las estrategias de las entidades que regulamos.

También sabemos que la cultura de las entidades determina los resultados de la conducta para los clientes y los mercados. Por consiguiente, tratamos de evaluar y abordar los factores culturales, lo que incluye analizar el liderazgo, los objetivos, el gobierno corporativo y el enfoque de gestión y retribución de empleados de las entidades.

Supervisamos unas 59 000 entidades que dan servicio a consumidores minoristas y distribuidores, así como a usuarios de muchos de los mercados globales más grandes e importantes del mundo. El tamaño, la complejidad y los riesgos de daños para los clientes y la integridad de mercado de estas entidades varían considerablemente. Para hacer un mejor uso de nuestros recursos y ofrecer el mayor valor público, supervisamos las entidades de forma proporcionada.

Empleamos información de fuentes muy diversas, incluidas las opiniones y comentarios de consumidores y organizaciones de consumidores, datos e inteligencia de entidades y sus asociaciones sectoriales, perspectivas compartidas con otras organizaciones regulatorias e información ofrecida por diputados y denunciantes. Esto nos permite detectar los problemas rápidamente e intervenir en caso necesario para abordar los daños a los consumidores o los mercados.