Acerca de la FCA

La Financial Conduct Authority es la entidad que regula la conducta de 56 000 empresas de servicios financieros y de los mercados financieros en el Reino Unido y el regulador prudencial de más de 18 000 de esas empresas.

¿Qué hacemos?

Los mercados financieros deben ser honestos, equitativos y efectivos a fin de que los consumidores reciban un trato justo.

Nuestro objetivo es hacer que los mercados funcionen bien, para las personas y para las empresas, grandes y pequeñas, y para la economía en conjunto.

Lo hacemos regulando la conducta de más de 56 000 empresas.

Realizamos esta labor regulando la comportamiento de más de 56 000 empresas. 

Somos el regulador prudencial de más de 18 000 de esas empresas, y la Prudential Regulation Authority es el regulador prudencial de los bancos, entidades y cajas de ahorros, cooperativas de crédito, compañías de seguros y determinadas empresas de inversión.

Desde el 1 de abril de 2013, nuestra fecha de constitución, asumimos la responsabilidad de la regulación de la conducta y prudencial desempeñada anteriormente por la Financial Services Authority.

¿Por qué lo hacemos?

Somos responsables de regular un sector que desempeña un papel crítico en la vida de cada persona del Reino Unido y sin el cual la economía moderna no podría funcionar. De las cuentas de ahorro de los niños hasta las pensiones, de las domiciliaciones bancarios a las tarjetas de crédito, de los préstamos a las inversiones... el buen funcionamiento de los mercados financieros nos afecta de forma fundamental a todos nosotros.

Los servicios financieros británicos dan trabajo a más de un millón de personas y aportan 65 600 millones de libras en impuestos a la economía del Reino Unido. Si los mercados británicos funcionan bien, de forma competitiva y equitativa, benefician a los clientes, los empleados y los accionistas, preservan de la confianza en el Reino Unido como un importante centro financiero global. Nuestra función es contribuir a asegurar que esto sea así.

¿Cómo lo hacemos?

Nuestro objetivo estratégico es asegurar que los mercados pertinentes funcionen bien, y nuestros objetivos operativos son:

  • Proteger a los consumidores: garantizamos un grado apropiado de protección a los consumidores.
  • Proteger los mercados financieros: protegiendo y reforzando la integridad del sistema financiero británico.
  • Promover la competencia: promoviendo una competencia efectiva en interés de los consumidores.

Somos un organismo público independiente financiado totalmente por las empresas que regulamos, a las que cobramos tasas. Rendimos cuentas al Ministerio de Economía, que es responsable del sistema financiero del Reino Unido, y al Parlamento.

Nuestro trabajo y nuestra misión se encuentran definidos en la Ley de Servicios y Mercados Financieros (Financial Services and Markets Act) de 2000 (FSMA por su sigla en inglés). Trabajamos con grupos de consumidores, organismos reguladores nacionales, legisladores de la UE y una amplia gama de partes interesadas. Con este extenso cometido, enfocamos la regulación con proporcionalidad, priorizando las áreas y las empresas que representan un riesgo mayor para nuestros objetivos.